Blog Carbures

El futuro es ahora y lo traen las nuevas tecnologías

El futuro es ahora y lo traen las nuevas tecnologías

El futuro es ahora (Future is now) es el título del foro que Norman Foster protagonizó el jueves pasado, 1 de junio, en el Teatro Real de Madrid, con motivo de la presentación de su Fundación, ubicada en un edificio histórico del centro de la capital renovado con las últimas tendencias arquitectónicas y para el que Carbures realizó una compleja cubierta de fibra de 172 metros cuadrados.

Nuestro consejero delegado, Borja Martínez-Laredo, fue invitado al foro y escuchó a Norman Foster decir que el futuro es ahora y está en las nuevas tecnologías. Foster se refirió, fundamentalmente, a las ciudades del futuro y dio un dato: en 2050, más del 70 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades. Hablando de la contaminación, afirmó que las ciudades son el problema como grandes generadoras de polución (chimeneas, coches, etc.), pero también deben ser la solución. Afirmó que lleva desde los años 60 construyendo ciudades sostenibles y propuso la construcción de edificios que aprovecharan los recursos hídricos de la lluvia y el sol para generar electricidad y la creación de espacios verdes para reducir, mediante la fotosíntesis, las emisiones de CO2. Su objetivo no es otro que crear ciudades más humanas, menos contaminadas, más sostenibles. Es su visión del mundo y su grano de arena para hacerla realidad.

Carbures comparte esa visión. Carbures y la Fundación Norman Foster no sólo se conjugan en un edificio madrileño de arquitectura de vanguardia, sino que avanzan por distintos caminos hacia un destino común: el de la eficiencia energética y la reducción de la contaminación. Carbures lo hace por su vía, la de la fibra de carbono, la de reemplazar el metal por la fibra en los medios de transporte, aviones y coches, y en la obra civil. La rebaja del peso de un vehículo al reemplazar sus piezas metálicas por otras de fibra permite reducir las emisiones contaminantes. Ya no es necesario un motor muy potente para desplazar un coche muy grande. Cuanto menos pese, menos caballos de potencia necesitará para ser impulsado. Así los coches contaminarán menos y facilitarán ciudades del futuro más verdes, tal como las ve Norman Foster.


 876,    06  Jun  2017 ,   blog.carbures
Inicia sesión para enviar comentarios

Suscríbete vía mail

Regístrese para obtener nuestras noticias. No hacemos spam